Razonando con el Corazón

|

Un estado anímico incomprensible, una fría noche de otoño, con un desvelo con olor a café y mis manos oliendo a cigarro. Heme aquí resolviendo yo mismo toda mi maraña de dudas y sintiéndome menos mal. Aquí estoy sentado, donde siempre me siento, y donde a veces me he quedado esperándote, sabiendo o no que no vendrás.

Hoy no te espero, y seguramente lo que queda de noche dormiré tranquilo, por que ya se han disipado todas y cada una de mis cuestiones, y he argumentado mi verdad de una manera muy clara y rápida, con lo lógico, lo racional, con lo que se puede ver y sentir, por que he resuelto el acertijo de tu corazón.

Gracias a ti, ya no dejo que mis sentimientos se apoderen de la razón. Ahora me doy cuenta de lo que ya sabía y que tarde y temprano iba a pasar. Hoy he aprendido una vez mas algo que tontamente ya conocía; el amor no se puede forzar.

…Y he confirmado otra vez lo que sientes con el uso de un poco de razón, y sabiendo que no soy un imbecil, para no darme cuenta de ello...

Carlos E. Pacheco S.
Escuchando: Alan Parsons Project – Dreamscape
Lunes 29 de Octubre de 2007 / 00:30 hrs.

1 Momentos Comentados:

GoodOldFashionedLoverBoy dijo...

mismo sentimiento, meses de distancia, palabras que el tiempo ya se encargo de quitar de mi.

Un Saludo Sr. Pacheco, No sabe cuanto lo entiendo